El silencioso aporte de estos señores

0
902
Michels (adelante) y Owens, colonos de Nueva Esperanza.

Estos señores se llaman Eno Michels y Thomas Owens (el de la camisa blanca). Poca gente sabe que son puntales para la instrucción de los jóvenes de Nueva Esperanza. Los señores Michels y Owens, de origen alemán y norteamericano respectivamente, y venidos del Brasil, se instalaron en aquella comunidad de Canindeyú y se pusieron a trabajar cada uno en lo suyo.

Se juntaron para procurar por la instrucción de los jóvenes y construyeron un colegio donde hoy estudian 300 niños y jóvenes.

Owens dice que él, como empresario, necesita de los mejores talentos de Nueva Esperanza para incorporarlos en sus empresas porque empresa con talentosos genera ganancias.

Michels no da vueltas al asunto y cree lo mismo, tal es así que una hija suya, Kelly, también estudió en Alemania. “Sin estudios no pasa nada”, dice este padre.

Michels y Owens son, sin temor a equívocos,  héroes civiles de nuestros tiempos. Héroes que trabajan en silencio a favor de la excelencia en Paraguay. De la excelencia a toda prueba.

Así como van los planes de ambos inmigrantes, no pasarán 10 años para cosechar lo sembrado. Ingenieros, arquitectos, escritores de primera clase como para pelear un lugar en cualquier parte del mundo, saldrán de esta “granja” paraguaya, todo mediante la buena voluntad de estos dos hombres que sin estridencias procuran porque nuestro país sea mejor.

Deja un comentario