El emperador de las naranjas

0
170

Vino y compró una propiedad en Itapúa. Su plan era plantar muchas naranjas.

Los agricultores del lugar se le rieron en la cara. “Aquí te va comer toda su naranja la mosca mediterránea”, le advirtieron.

Hizo oídos sordos y se metió a echar plantines en la tierra adquirida.

Heinfried Kress

Formó el imperio cítirico más respetable, sin parangón, en el país.

Andando entre sus naranjales un día volcó con la camioneta que conducía y falleció. Su familia tomó el guante y le hicieron el aguante.

Hoy la empresa que creó es grande y útil a la nación. Se llama Frutika y; el señor de la foto, su fundador, Heinfried Kress, el emperador de las naranjas.

Deja un comentario