La cara oculta de nuestra verdad algodonera

0
122
Misteriosamente el algodón desapareció de Paraguay, ¿por qué?

Argentina y Brasil no se apearon de la producción algodonera, pudieron haber disminuido pero dejar de trabajarlo, jamás así como un buen día se decidió en Paraguay. La autoridad responsable jamás explicó a nadie la verdad que rodeaba a la deserción paraguaya de producir la fibra luego de haber sido uno de los mejores proveedores a las hilanderías del mundo.

De repente se escuchan voces, raleadas por cierto, alentando volver adquiriendo semilla argentina decisión que nos pueden llevar a más fracasos.

Veamos cómo fueron dándose los hechos hasta le desplazamiento definitivo de nuestra agricultura.

Hasta 1989 se trabajaba la fibra en el marco de un Programa Nacional del Algodón que terminó muriendo por la decisión de la misma gente del gobierno y algunos oportunistas del sector privado.

Desde la campaña 1989 / 1990 cambiaron los paradigmas de explotación.

Se dejó de lado la semilla seleccionada del tipo Reba P 279, absolutamente nacional y con excelente cotización en el mercado internacional. A los que estaban en el poder por aquellos años, comenzando por el presidente Andrés Rodríguez, les pareció más interesante importar la semilla argentina y ahí comenzó el principio del fin de nuestra solanácea.

No creo en un programa algodonero hecho con semillas importadas tipo “Guasuncho Inta“, de los argentinos. El sentido común nos advierte que, si la idea es adquirir simientes argentinos,  los productores formoseños siempre nos venderán lo peor visto y considerando que nosotros seremos sus competidores en el mercado internacional.

El ministerio de Agricultura y Ganadería y el sector privado deberán unir fuerzas para recuperar la producción y volver a los niveles que permitían, por ejemplo, ocupar a 137.000 familias campesinas como en los mejores momentos del ministro Hernando Bertoni.

Por aquel negociado (porque eso fue) de la semilla de algodón argentino durante el gobierno de Rodríguez hoy el renglón está desacreditado ante los agricultores, entre quiénes muchos prefirieron emigrar a la capital o al exterior.

Desde luego, algunos políticos como Letradito” Ibañez”, son también los responsables directos del desaliento del productor algodonero. Se recordará que el dirigente colorado alentaba a no plantar más la fibra y prometía solucionar los problemas del campesinado cuando él sea o el presidente de su partido o llegue a ser Vicepresidente de la República.

Enhorabuena la idea de recuperar, si por ahí esté revoloteando como mariposa nocturna,  el renglón como rubro alternativo de las fincas paraguayas; mas deberá tenerse presente que no se podrá volver a recuperar la bonanza de otros tiempos porque ya han pasado al menos 20 años de fracasos.

No podremos volver al orgullo del algodón paraguayo con semillas argentinas, que ni siquiera sirven sino para beneficiar a los que importaron y; con dirigentes políticos irresponsables como el colorado mencionado quien encargó de hacer la anti propaganda que produjo el cierre de más de 25 desmotadoras.

Deja un comentario