Quiindy, de la caña “clandé” a las mejores pelotas del Mercosur

0
321
Las pelotas de Quiindy.

Durante la dictadura de Alfredo Stroessner, Quiindy – siendo pueblo – era conocido como el de la caña fabricada clandestinamente a la que se conocía popularmente con el nombre de “caña clandé” -. Era caña clandestina porque prácticamente, la única catalogada como legal en el rubro de bebidas destiladas era la que producía y vendía la industria estatal Administración Paraguaya de Alcoholes (APAL).

En la actualidad, con todo el perfil de una ciudad, a Quiindy se la conoce por su producción de pelotas de cuero y, diríamos, de las mejores pelotas del Mercosur.

Y pocos saben que es el pueblo del doctor Ramón Artemio Bracho, creador de la Cruzada de la Amistad, hoy con transcendencia mundial. Mediante este importante aporte del médico a la humanidad, Quiindy es conocida como “Ciudad de la amistad” y como la “Perla del Ypoá.

El musicólogo Luís Zsaran nos recuerda en su Diccionario de la música en el Paraguay que la revolución de 1922 inspiró el compuesto Crimen de Quiindy.

Después de la Guerra contra la Triple Alianza, en 1874, Juan Carlos Herken Krauer apunta en Paraguay 1869 – 1913 que Quiindy tenía 200 habitantes. En 1945, por decreto 6.954 del 25 de enero de 1945, se transfiere la suma de 70.000 guaraníes al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones para la construcción de una escuela rural modelo en el kilómetro 105, jurisdicción del pueblo, según planos y presupuestos presentados por una compañía denominada Hebard.

A más del Dr. Bracho, ¿quiénes son otros hijos destacados de Quiindy? Veamos:

En 1879 nació aquí Higinio Arbo Isasi, docente, parlamentario y diplomático; en 1904, Basiliano Caballero Irala, militar; el 11 de marzo de 1906, Antonio E.González Rodríguez, militar y jefe durante la Guerra del Chaco.

Por mediados del siglo XVII, el ganadero Gabriel de Riquelme de Guzmán recibió la “mayor merced real de la provincia”, al decir del historiador Roberto Quevedo, que consistía en una extensa tierra iniciada en Quiindy hasta el río Tebicuary. Riquelme vendería parte de sus tierras a un tal Fernández Montiel donde, con el tiempo, se crearía el pueblo de Caapucú.

Deja un comentario