Sepa cuántas palabras encierra el concepto maíz

0
324
Acaso igual cantidad del grano de una mazorca es la de las palabras originadas en torno al maíz.

 

El maíz es para el estómago y para el intelecto. El cereal americano es capaz de responder las ganas y necesidades de comer como el de tener más conocimiento ya que en el grano se concentran sabidurías milenarias a través de las palabras que las describen y que a la larga enriquecen el lenguaje. Sepa cuántas palabras encierra el concepto maíz.

“Trigo de India” le llamó el científico Félix de Azara. India, por estas tierras que luego serían conocidas como América. India porque los españoles estaban seguros que llegaron a orillas asiáticas. Luego el maíz sería llevado a Europa, lo mismo que la papa (patata) del Perú, renglones con los que se han solucionado grandes hambrunas europeas.

El chipa fue alimento de los nativos de estas tierras que al ser conocido por los primeros inmigrantes españoles la llamaron sopa y que la enriquecieron después. El original chipa de maíz  era, efectivamente, un caldo (maíz molido más agua) cocinado en una cazuela de alfarería al que los nativos guaraníes llamaban ñaiupyvu.

Luego el pan de maíz pasaría a llamarse chipa diferenciándose de la torta de maíz que es la que los españoles comenzaron a llamar sopa al que algún anónimo añadió paraguaya.

Entre el castellano y las lenguas indígenas, el concepto maíz genera varias palabras derivas o concomitantes.  El diccionario de la Real Academia Española registra al menos 157 palabras referentes al maíz desde api que es una palabra quéchua que significa mazamorra, hasta olleta que en Venezuela se da por nombre a un guiso de maíz.

A propósito, en Cuba se llama caraca a una especie de bollo preparado en base a este cereal.

Maíz es una palabra caribeña, sin embargo la palabra original en las tierras de los guaraníes es avati de donde avatity es maizal; avati ygüe,  mazorca desgranada; avatí pororó, pipoca, palomita, roseta, etc.; avatí rora, corteza del grano.

En cada país americano hay palabras creadas por los lugareños,  incluso desde tiempos inmemoriales. Así, al agua en que se ha cocido el maíz en México le llaman nejayote; en Honduras llaman memela a una tortilla de maíz con cuajada y dulce cocida en hojas frescas de banana.

En fin,

Son al menos 157 las palabras que el DRAE registra y que no es nada poco considerando que de las 330.000 palabras que contiene el glosario apenas son unas 300 las que usa el paraguayo para su comunicación cotidiana.

Sí, el maíz sacia el hambre y también es capaz de abrevar a los sedientos por ampliar su repertorio verbal.

Deja un comentario