¿Cuáles son los dos platos preferidos del paraguayo?, Colaso nos cuenta

0
428
Colaso Bo, en entrevista con Paraguay Rembiapó, en la Rural.

Un cocinero famoso de Asunción, Colaso Bo (42, nueve hijos), revela aquí cuáles son los dos platos preferidos de los paraguayos y cuál es la raza bovina que a su criterio es la de la mejor carne. Bajo el sol de la Asociación Rural del Paraguay, ayer, nos habló de cómo se hizo cocinero y cómo le va en el negocio.

-¿Cómo te hiciste cocinero?

-Mi escuela fue mi casa. En un momento especial de mi vida decidí dedicarme al negocio gastronómico. Empecé en el 2007, digamos indirectamente y; directamente, entrando en la cocina, desde 2010. Cocino desde los 14 años; bueno, desde los 7 años, realmente. Desde los 14 años hago la cena de mi casa.

-¿Te acordás del primer plato que hiciste?

-Me acuerdo, una fondue. Salió un desastre porque nos quemamos todo con mi hermana menor,  Margarita. Yo tenía siete; ella, cinco. Jugábamos. Te voy a hacer llegar mi libro donde cuento todo.

-Cocinar bien no es fácil, ¿dónde está el secreto de la buena cocina?

-Creo que todos tenemos un cocinero adentro. Todos. Si no cocina es porque no está despertando nomás ese lado del quehacer culinario. Creo que la cocina exitosa es producto de la perseverancia. Quemar millones de veces. Quemé millones de veces, que dejé de salar, etc.; soy un cocinero que aprendió en base a pruebas y errores. No tengo un título de gastrónomo profesional, soy un cocinero empírico, hecho en casa, leyendo, mirando en Internet las recetas que me interesaban, de la forma de hacer de algunas cosas que me interesan, informaciones que están al alcance de todo el mundo, mirando la tele, mediante los viajes que pude hacer, mi papá cocina super bien, mi abuela también. Así me hice. Digamos que el camino estaba allanado para cumplir mi deseo. Si no estudie fue solamente por vago.  No estudie ni una sola carrera.

-Dicen que la cocina genera fortunas.

-Todo el mundo cree que en la cocina se gana fortunas. En la cocina se gana bien pero no fortunas, se gana como en cualquier otro negocio lícito. Sí, puedo decir que la cocina es tres o cuatro veces más sacrificada que cualquier otro trabajo. No es el que permite llegar a la casa a las siete de la tarde y abrir una cerveza porque llegó la hora del descanso. No.  En la cocina no hay viernes, sábado, domingos para la familia. Detrás de un cocinero hay una gran familia que soporta el trabajo del cocinero.

La familia…

-Tengo nueve hijos. Mi señora que es una capa, me acompaña, me aguanta todas las noches en el restaurante, soporta los eventos que tengo afuera, tengo muchos eventos, gracias a Dios. Los eventos son mis cajas de ahorro, el restaurante es para vivir.

-¿Cuál es la comida que prefiere el paraguayo?

-No hay reunión, de festejo, que no esté metido un asado ahí adentro. El segundo plato, te puedo asegurar, es el de la milanesa.  Si pudiera elegir, me inclino a las milanesas, comería cuatro o cinco veces por día, solo que la fritura no tolero. La milanesa no es para el horno, debe ser frita.

-¿La carne paraguaya ya reúne las condiciones para agradar a los paladares más exigentes?

-Totalmente. Paraguay no deberá envidiar a país ganadero alguno en cuanto a calidad de carne. La tarea de nuestros estancieros nos garantiza buena carne para el presente y el futuro. Mediante su trabajo, el país está en la mira de los compradores internacionales. La buena carne de hoy es también el producto de los ganaderos mayores que no dejaron de empujar para llegar hoy con una ganadería desarrollada mayormente por los hijos de aquellos. Si hay futuro es porque hubo un buen pasado.  Paraguay en materia de carne está de moda en el mundo.

Entre los asados, ¿qué corte es de la preferencia de los paraguayos?

-En mi caso personal, me piden mucho tapa cuadril que me agrada trabajarla. Es una carne marmolada, de un novillo joven, de una genética espectacular, no quiero hablar de genética porque algunas personas se enojan conmigo si digo dónde tengo puesto mi corazoncito…

-Entre nosotros, ¿Dónde está puesto su corazoncito?

-En la raza Brangus, por supuesto.

-¿Te sentís realizado de lo que hacés en la gastronomía, creés que algunas vez irás de esta vida con la misión cumplida?

-Sí. Me iré sobre todo con el mejor de los recuerdos de los míos y de mis amigos a quienes aprecio de verdad. Mis amigos me reconocen en vida mi aporte para que sean más felices, de modo que me iré en paz.

Deja un comentario