El más atacado pero con más logros al frente del INDERT

0
120
Licenciado Justo Pastor Cárdenas, presidente del INDERT.

¿Qué pecados cometió el presidente del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (INDERT), Justo Pastor Cárdenas Núnez, para que los dos diarios principales de Asunción lo ataquen inmisericordemente? En este artículo desmenuzamos en breves líneas las causas, algunas absurdas y; las consecuencias, siendo la principal que continúa en el cargo porque nada se pudo probar en contra suya. Entre tanto, no afloja en su gestión de transparentar la tenencia de la tierra.

Juan Manuel Frutos (Pacito) fue el último presidente del Instituto de bienestar Rural (IBR), reemplazado por el INDERT, durante el gobierno de Alfredo Stroessner. Después de él aparecieron 17 presidentes de la institución pero nadie duró tanto en el cargo como el actual, Justo Pastor Cárdenas, pese a todas las emboscadas que desde varios sectores le han tendido ¿quién es este funcionario que no cae pese a todas las cáscaras de banana en su camino?

SUS PREDECESORES

El Instituto de Bienestar Rural sustituyó en 1963 al Instituto de Reforma Agraria (IRA) creado en 1940 a instancia del Departamento de Tierras y Colonias, progenitor del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Fueron presidentes del IRA, Roberto L. Petit, Waldino Ramón Lovera y Teodosio Zayas.  Del IBR, Frutos, Esteban Medina, Basilio Nikiporof, Cancio Urbieta, Hugo Merlo, Enrique García de Zúñiga, Antonio Ibañez, Hermenegildo Alonso y Erico Ibañez, quien a su vez fue el primer presidente del INDERT.

Siguieron a Ibañez en el cargo: Héctor Cardozo, Alberto Rafael Alderete Prieto, Eugenio Alonso, Marciano Barreto, Emilio Camacho, Luis Ortigoza, Juan Carlos Ramirez Montalvetti, Pedro Ibieta y Justo Cárdenas.

Entre los últimos nueve presidentes del ente, Cárdenas es el que ejerce el cargo por más tiempo.

Desde setiembre de 2013 que fue designado por el Ejecutivo para el cargo  a la fecha no paran las ofensivas contra Cárdenas. De todo se hizo y dijo contra él: acosos sexuales, malversación del dinero público, venta de tierras del Estado para provecho propio, alianza con su esposa para hacerse de tierras manejadas por el INDERT, etc.

CAMINANDO SOBRE CÁSCARAS DE BANANA

“Justo Cárdenas se expone a 10 años de cárcel por “negocio” de Chino Cue”,  “Desalojados de Guahory repudian acción del INDERT”,  “Ex funcionaria ratificó que fue acosa por Cárdenas”,  “Senado interpela al presidente del INDERT”, forman parte de algunos de los titulares diarios.

Los ataques se ventilaban sobre todo a través de los diarios Abc Color y Última Hora pero uno a uno, como en un juego de damas, fue “comiendo” piezas de sus adversarios hasta llegar a mayo de 2017, firme en el cargo, sin que ninguna acusación se haya podido demostrar.

Fue llamado a declarar ante el Parlamento Nacional por las denuncias en contra suya. Cárdenas superó todos los obstáculos con notable habilidad para completar tres años y ocho meses de gestión que a diario presenta pruebas a cuales más difíciles.

Entre sus logros en el INDERT figura la identificación puntual de las propiedades rurales que hizo saltar el nerviosismo de no pocos poderosos que se hacían de tierras en violación a la ley de la reforma agraria.

Recuperó tierras que estuvo ilegal e ilegítimamente en poder de algunos y gestionó la compra de otras para reasentar a los agricultores que carecen de ellas. Creó la colonia Santa Lucía en la frontera de Alto Paraná con Canindeyú y que hoy es la mejor creada por gobierno paraguayo alguno.  En enero de 2017 comenzó otro emprendimiento similar en Yhú para los agricultores sin tierra afectado por el desalojo de propiedades privadas de Guahory.  Los cultivos de allí están prontos para la cosecha.

Sin dudas, el “pecado” de este alto funcionario público es el de impulsar la transparencia de todas las gestiones de la polémica institución estatal y, la diafanidad necesariamente ofusca a más de un poderoso que alfombraron el camino de aquel con puras cáscaras de banana pero que no pudieron echarlo hasta el presente, a más de tres años de gestión, controlada atentamente por los adversarios políticos del gobierno.

Efraín Martínez Cuevas, escritor y periodista (calleypane@gmail.com)

Deja un comentario