Los mennonitas del Chaco son paraguayos laboriosos, dignos de admirar

3
25501
Colonia Neuland, en el Chaco Central.

De vez en vez, en las redes sociales leemos algunos exabruptos contra los menonitas del Chaco, brusquedades injustas porque si supieran que hay que tener fortaleza para ponerse a la altura de las exigencias del Chaco Central bravío capaz que se ahorren sus descalificativos.

Quienes saben cuánto sufrieron aquellos primeros hombres y mujeres venidos de Canadá para producir la tierra, no toman en serio las groserías de los desubicados que nunca faltan.

A casi cien años de la llegada del primer contingente de inmigrantes menonitas todavía ni un campesino de la región Oriental, ni un pequeño agricultor se animó a migrar al Chaco a enfrentarse a la sequía, las altas temperaturas, las interminables planicies solitarias y a su viento norte interminable e inclemente.

Ni siquiera uno.

El gobierno de Alfredo Stroessner creó algunas colonias en aquellas lejanías para instalar a los paraguayos, como Estancia La Patria y la colonia San Alfredo. Stroessner al ser desalojado del cargo presidencial, ambos asentamientos humanos fueron abandonados por sus ocupantes, todos volvieron a la región Oriental.

Los menonitas como que extrajeron agua de la piedra y convirtieron el Chaco Central en una granja de donde se provee al Paraguay de gran parte de la leche consumida a diario. Los mejores cortes de carne bovina consumida por los citadinos son de sus colonias. Maní, mamones, cítricos proveen no solo a los consumidores paraguayos sino también a los de Brasil.

¿Por qué la violencia contra los menonitas?, ¿por simple envidia? ¿Para qué resentirse si se puede hacer igual o mejor que ellos?, solo hay que trabajar más duro que ellos.

Ellos no vinieron a “robar” nuestras tierras como los descorteses plantean; vinieron a demostrar que son capaces de  obtener riquezas en ese Chaco paraguayo al cual tanta resistencia detentan los mismos que insultan, agravian, calumnian. Los más guapos pueden hacer lo mismo en cualquier parte de la región Occidental. Ser, eso sí, como ellos, guapos y perseverantes.

Que los chaqueños de Filadelfia, Neuland, Fernheim, Loma Plata, etc., sepan que la amplia mayoría paraguaya les apoya, admira y protege, que sigan trabajando en armonía y paz y en la certeza de que la patria les tiene entre sus mejores hijos.

3 COMENTARIOS

  1. Sin duda es una comunidad responsable y laboriosa, nada que discutir respecto a eso y digno de imitar por el resto de los Paraguayos.

  2. El autor o autora no tiene nombre, y esto suena a apología, y me parece innecesaria. Nunca he escuchado a nadie despotricar contra los meno del Chaco. Los paraguayos no van al Chaco simplemente porque no son chaqueños, son orientales y siempre lo fueron. Tierra muy distinta donde la vida es fácil. Por algo los paraguayos no se animaron a cruzar el río y establecer asentamientos.
    Los meno, siempre perseguidos, buscaron refugio en el Paraguay, y estado los ubicó estratégicamente para tomar posesión de tierras que ningún paraguayo se animó poseer. Los meno tuvieron que buscar mecanismos de sobrevivencia. Los encontraron, y con penurias y sacrificios son lo que son hoy. Era vivir o morir. Ningún paraguayo tuvo necesidad de enfrentar semejante dilema. Su tierra fértil y buen clima le acostumbró a una vida fácil, donde no es necesario tanto trabajo para sobrevivir. Y sigue sobreviviendo, sin mucha iniciativa, y con poco esfuerzo que está dispuesto a poner en lo que hace.

  3. .muy cierto lo expresado en este post…gracias a este gente y algunos visionarios Paraguayos el Chaco es hoy una tierra promisoria…

Deja un comentario